Seleccionar página

 

En el post de esta semana vamos a iniciar la categoría de las entrevistas. Hoy vamos a hablar sobre cómo va a afectar el Covid19 en los consumidores y de la importancia de controlar las emociones ante la “nueva” normalidad.

Para ello vamos a entrevistar a Luis Blanes Sevila, Licenciado en Psicología y especialista en Psicoterapia Emocional.

 

  • Parece que el Covid19 va a cambiar nuestro estilo de vida. ¿Cómo crees que puede afectar socialmente esta pandemia?   
    • Creo que para entender los cambios que se están produciendo, primero habría que centrarse en los cambios que nos están ocurriendo a nosotros mismos a nivel emocional. El miedo y la incertidumbre que hemos sufrido durante el estado de alarma, puede repercutir de forma muy negativa a las relaciones interpersonales en todos los ámbitos por el miedo al contagio.

 

  • ¿Crees que la reducción del contacto social puede tener efectos negativos en la sociedad?
    • Hay que tener en cuenta que cada persona va a actuar y comportarse de forma distinta en base a sus condicionamientos y creencias respecto al virus. Podemos sentir una extraña contradicción entre las ganas de tener contacto y nuestro miedo a infectarnos. Las estructuras de personalidad de cada persona serán claves para entender el comportamiento social y la reticencia a la hora de volver a relacionarse. Pero parece evidente que se nos presenta un cambio de paradigma significativo y los efectos negativos se pueden relativizar en cuanto al aprendizaje que podemos obtener de esta pandemia.

 

  • ¿Crees que va a cambiar la forma de consumo?
    • Desde el primer día que se decretó el estado de alarma ya se produjeron cambios en cuanto a la forma de consumo debido a la precaución y miedo al contagio. El cambio de paradigma comentado se puede extrapolar al nuevo formato de compras online, el cual, va a ser un cambio importante respecto al concepto de consumo que teníamos previo al Covid19.

 

  • ¿Cómo crees que va a afectar al sector de la moda?
    • Respecto al sector de la moda distinguiría dos variables. Por una parte las consecuencias a nivel de producción textil, la vulnerabilidad que hemos visto por parte de las administraciones debido a la dependencia de terceros países, puede que nos lleve a volver a apostar por producción local. Por otro lado, las restricciones que se están implantando en las tiendas físicas unido al miedo social de entrar en contacto con prendas que están en continua circulación entre personas, pueda suponer una disminución de compras en grandes tiendas y un aumento de compra online y de compra en tiendas minoristas. Es muy probable que cambie el concepto de las “megastores”.

 

  • ¿Cambiará la forma de compra que hoy conocemos?
    • Va a depender de las garantías de seguridad que nos ofrezcan a nivel institucional y de cómo avance el desconfinamiento en función de la evolución del virus. Pero no sería raro un cambio de modelo de consumo.

 

  • ¿El hecho de limitar aforos y dictar normas, puede ocasionar cambios de conductas en los consumidores?
    • No debería ocasionar cambios emocionales en los consumidores, pues en principio se limita para mejorar la seguridad de los mismos. Aunque estas limitaciones pueden sugestionar a los consumidores a que no se dirijan a las tiendas y puede que fomente la compra en las plataformas online.

 

Analizando las palabras de Luis, parece que la forma de consumir que conocíamos hasta ahora va a cambiar, pero no cambiará de igual manera para todas las personas. Parece que un factor clave, será la visión personal que se tiene acerca del virus y del miedo que se tenga ante un posible contagio. Lo que sí que parece evidente es que de una forma u otra, todo el mundo se va a tener que adaptar a la nueva normalidad, ya sea a nivel de consumo o producción industrial.